Artículo

Cultura empresarial: 4 tipos de entorno laboral exitosos

Por Douglas da Silva, Web Content & SEO Associate, LATAM

Publicado 28 septiembre 2021
Última actualización en 28 septiembre 2021

¿Sabías que el 59% de los empleados aceptaría un puesto con salario y beneficios similares en otra compañía solo porque la cultura empresarial es mejor?

La cultura organizacional de una empresa es uno de sus pilares del éxito. Ignorar el impacto que los discursos, los comportamientos y las prácticas tienen en el entorno laboral puede hacer que pierdas tiempo, dinero y talentos.

Si quieres formar parte de las culturas innovadoras y crecer sin perder tu esencia, has llegado al lugar correcto. Aquí aprenderás:

  • ¿Qué es la cultura empresarial?
  • ¿Cuáles son los tipos de cultura empresarial?
  • ¿Cuáles son los elementos de la cultura empresarial?
  • ¿Cómo aplicar un modelo de cultura empresarial?

¿Qué es la cultura empresarial?

La cultura empresarial es un conjunto de creencias, normas, comportamientos y prácticas de una organización. Su objetivo es orientar la forma en que los profesionales interactúan entre sí, con clientes y proveedores.

Cultura empresarial = Creencias + Normas + Comportamientos + Prácticas

Generalmente establecida por el liderazgo empresarial, la cultura corporativa está influenciada por el tipo de producto o servicio que vendes. También se configura en torno a las costumbres locales, las tendencias económicas globales y tus planes de desarrollo de mercado.

Si no sabes cómo las personas se sienten en tu empresa, quizás sea el momento de realizar una investigación interna sobre el tema. Lee: ¿Cómo hacer un diagnóstico de clima organizacional en 4 pasos?

¿Cuáles son los tipos de cultura empresarial?

Una vez que sepas qué es la cultura empresarial, puedes reflexionar sobre las diferentes formas de poner en práctica este concepto. ¡Echa un vistazo a los 4 tipos de cultura empresarial!

1. Cultura de clan

La cultura empresarial clánica es aquella que desea que todos crezcan juntos, como si fueran una familia. A menudo, los líderes son percibidos como mentores o figuras paternas.

Entre los tipos de cultura empresarial, esta es la que privilegia el bienestar de los empleados y fomenta una visión universal del mundo. No es raro, por lo tanto, que los profesionales tengan experiencias, antecedentes y gustos similares.

Sin embargo, al tratar de promover un ambiente informal, donde todos sean amigos, puede resultar difícil establecer autoridad y dar cabida a opiniones distintas a las del grupo.

2. Cultura de la adhocracia

La cultura empresarial adhocrática es aquella que fomenta el pensamiento creativo. Sus pilares son la innovación, el éxito y la flexibilidad. 

Entre los tipos de cultura empresarial, esta es la que tiene un entorno enérgico y de ritmo rápido. Los líderes son vistos como emprendedores y esperan que sus empleados asuman riesgos calculados en la búsqueda de cosas nuevas.

Además, la adaptabilidad es un aspecto clave del éxito en la cultura empresarial adhocrática, ya que las tendencias y las tecnologías pueden cambiar la forma en que se hace todo en un santiamén. Entre las culturas innovadoras se destacan las de las empresas Apple y Tesla.

3. Cultura de mercado

La cultura empresarial de mercado es aquella enfocada en generar resultados. Altamente orientada al rendimiento, establece objetivos desafiantes para los empleados y espera que trabajen duro para cumplirlos.

No es sorpresa, por lo tanto, que el market share y las ganancias sean sus indicadores de éxito.

Entre los tipos de cultura empresarial, esta es la que más prioriza los objetivos empresariales, aunque esto signifique un aumento del estrés y la competitividad de los profesionales. El mayor desafío aquí es controlar la presión y la tensión en el entorno laboral, para que esto no perjudique la salud de las personas y de los negocios.

4. Cultura de jerarquía

La cultura empresarial de jerarquía es aquella enfocada en la estructura y en el control de todas las actividades organizacionales.

Entre los tipos de cultura empresarial, esta es la que ofrece un entorno de trabajo extremadamente organizado, marcado por políticas y procedimientos claros. Aquí, los líderes esperan que los empleados siempre hagan lo correcto y mantengan las operaciones funcionando sin errores ni demoras.

Como sugiere el nombre, existe una jerarquía entre los profesionales, lo que puede hacer que la toma de decisiones sea más burocrática y menos ágil. La autoridad y los límites bien definidos, por lo tanto, son elementos de la cultura empresarial jerárquica.

Si quieres profundizar tus conocimientos sobre el tema, lee: ¿Conoces los tipos de cultura organizacional?

¿Cuáles son los elementos de la cultura empresarial?

Conocer los elementos de la cultura empresarial es fundamental para fomentar un entorno más colaborativo y amigable, además de retener talentos y generar oportunidades de innovación. De hecho, el 4 de cada 10 profesionales afirman buscar por una buena cultura empresarial al solicitar puestos de trabajo vacantes.

En otras palabras, tu capacidad de crear de un entorno favorable para el desarrollo de habilidades y la búsqueda de soluciones de manera proactiva es lo que atraerá a excelentes profesionales — y probablemente lo que hará que se queden.

¡Echa un vistazo a los 4 elementos de la cultura empresarial que debes cultivar!

1. Visión

De acuerdo con un estudio reciente, el 52% de los empleados desconoce la visión de la empresa para la que trabajan. Esto significa que más de la mitad de los colaboradores no saben adónde quieres llegar y cuáles son los objetivos permanentes de la compañía.

En términos de cultura empresarial, esta es una gran señal de advertencia. Si no logras articular lo que planeas para el futuro y qué evidencias mostrarán que estás en el camino correcto, los equipos pueden sentir que están luchando en vano.

Si quieres mejorar la cultura organizacional de una empresa, aprende cómo hacer una misión y visión empresarial en 6 pasos.

2. Valores

Los valores de una empresa son los principios éticos que guían las relaciones con los empleados, clientes y proveedores. Su objetivo es fomentar el compromiso con la organización, promover comportamientos específicos y facilitar la toma de decisiones.

Te brindamos un ejemplo: imagina que tienes un restaurante vegano y quieres incluir postres en tu menú; tus valores de sostenibilidad y respeto por el medio ambiente orientarán tu decisión de no utilizar alimentos de origen animal.

Sin embargo, una encuesta reciente reveló que solo el 23% de los profesionales logra aplicar los valores de la empresa en su rutina laboral. Esto significa que la cultura empresarial necesita invertir en comunicación interna para que todos sepan qué parámetros son importantes.

Quizás te interese leer: Valores de una empresa: ¿cómo definirlos para ser marcantes?

3. Prácticas

Si la visión dice hacia dónde quieren ir las empresas y los valores guían su comportamiento diario, las prácticas se refieren a todas las acciones que realmente realiza una organización para poner en práctica su discurso. En otras palabras, las prácticas son las medidas concretas de la cultura organizacional de una empresa.

Imagina que una empresa tiene como visión aumentar el número de mujeres en puestos de liderazgo. Sus valores pueden incluir equidad salarial y licencia parental extendida, por ejemplo. Sin embargo, este discurso solo se hace realidad cuando existen prácticas concretas de:

  • contratación de mujeres para estos puestos;
  • planificación de carrera, para que desarrollen sus habilidades y tengan oportunidad de crecimiento;
  • igualdad de salarios entre hombres y mujeres que ocupan el mismo cargo;
  • ausencia de despidos después del parto, entre otras.

4. Personas

¿Sabías que los empleados tienen un 26% más probabilidades de dejar sus empleos si sienten que hay falta de respeto entre los colegas? Esto significa que la cultura empresarial no está contratando a las personas adecuadas y/o no está dejando claro lo que se espera de un profesional en ese contexto.

Para que no caigas en esta trampa, entiende que los elementos de la cultura empresarial relacionados a las personas deben incluir:

  • la contratación de profesionales calificados, tanto en términos de competencia técnica como de habilidades interpersonales;
  • un proceso de onboarding efectivo para que los nuevos empleados se familiaricen con la cultura empresarial, sus reglas y expectativas;
  • la capacitación periódica para el desarrollo personal, como talleres de comunicación no violenta;
  • las reuniones de feedback, colectivo e individual, con el objetivo de la mejora continua de los procesos.

¿Cómo aplicar un modelo de cultura empresarial?

La cultura empresarial puede manifestarse de diferentes formas.

Una cultura de servicio al cliente, por ejemplo, puede orientar sus esfuerzos para mejorar la relación con quienes compran los productos y servicios de la empresa. Es probable que amplíen los canales de comunicación, realicen encuestas de satisfacción y creen un programa de fidelización como parte de su estrategia.

Si bien no existe una forma única de poner en práctica los elementos de la cultura empresarial, hay algunos aspectos que no se pueden ignorar. ¡Aquí hay una guía paso a paso simple y práctica para comenzar con buen pie!

1. Define tu visión organizacional

El primer paso de la cultura organizacional de una empresa es definir la visión que guiará a los equipos en sus actividades. Aunque el éxito es el deseo de muchos, su logro está reservado para unos pocos que se esfuerzan todos los días. Para escribir tu visión, piensa dónde quieres que esté tu compañía en 5 o 10 años.

2. Establece los valores que guían tu negocio

El segundo paso es definir qué ideas no son negociables para tu empresa. Si tienes una asesoría financiera, por ejemplo, la transparencia y la precisión son valores fundamentales. Por otro lado, si eres dueño de una agencia de publicidad, la creatividad y el atrevimiento pueden ser valores más adecuados.

¿Quieres saber qué hacen las culturas innovadoras? Lee: ¿Qué es la cultura de innovación y cómo innovar en el día a día de la empresa?

3. Recluta profesionales alineados con tu esencia

El tercer paso para desarrollar la cultura organizacional de una empresa es contratar personas que comprendan tu visión y compartan tus valores. De hecho, el 91% de los gerentes dice que la alineación de un candidato con la cultura empresarial es igual o más importante que sus habilidades y experiencia.

4. Crea oportunidades para el éxito

Tener una narrativa bien definida y contratar profesionales comprometidos no es suficiente para el éxito de la cultura organizacional de una empresa. Es necesario crear una situación favorable para que surjan oportunidades y para que las personas estén preparadas para los nuevos desafíos.

5. Celebra los logros individuales y colectivos

¿Sabías que el 27% de los empleados abandonan sus trabajos por falta de reconocimiento en la oficina? Celebrar los logros individuales y colectivos eleva la moral de los empleados haciéndolos sentir parte de algo más grande y exitoso.

6. Valora el bienestar de las personas

Según una encuesta reciente, el 60% de los profesionales prefiere ganar menos y trabajar en una empresa que les ofrezca calidad de vida, en lugar de ganar mucho dinero y sentirse mal todo el tiempo.

Pero cuidado: ¡esto no significa que debas reducir los sueldos de los profesionales bajo el argumento de una excelente cultura empresarial! El dinero también es parte de la satisfacción laboral, pero no es el factor principal para la mayoría.

Pon tu cultura empresarial en práctica con Zendesk

En este artículo has aprendido qué es la cultura empresarial, cuáles son sus tipos y pilares. También has visto cómo desarrollar la cultura organizacional de una empresa para mejorar el entorno laboral, la retención de talentos y la creación de oportunidades.

Si quieres formar parte de las culturas innovadoras y hacer la diferencia en la rutina de tus colaboradores, Zendesk te puede ayudar. Con la solución completa de servicio al cliente, puedes:

  • Brindar un espacio unificado de trabajo para los agentes de soporte;
  • Aumentar la eficiencia de los equipos con herramientas de colaboración;
  • Ofrecer autoservicio para los clientes, para que los expertos en marketing, ventas y soporte se dediquen a tareas más complejas;
  • Mantener tu negocio sincronizado con todos los sistemas que utilizas.

¿Te animas a mejorar tu cultura empresarial con la ayuda de la tecnología? Solicita una demostración gratuita y descubre todo lo que puedes hacer con Zendesk.

Solución de servicio de atención al cliente

Zendesk ofrece una solución integral de servicio de atención al cliente fácil de usar y con capacidad para crecer al ritmo de tu negocio.