Artículo

Cultura corporativa de una empresa: que és y cómo puede ayudar a tu negocio

Por Douglas da Silva, Web Content & SEO Associate, LATAM

Publicado 29 julio 2022
Última actualización en 29 julio 2022

Una empresa está compuesta fundamentalmente por personas, y estos son elementos clave, capaces de hacer prosperar o no a una determinada organización en el mercado en el que opera.

Por ello, la cultura corporativa de una empresa es de gran importancia, para que los empleados estén alineados con la misión, visión y en especial con los valores empresariales. De esta forma, se sentirán parte de la empresa y conocerán su razón de ser para que se logren buenos resultados.

A continuación, descubre qué es la cultura corporativa, sus diferentes tipos y funciones, y cómo ponerla en práctica.

¿Qué es la cultura corporativa?

La cultura corporativa o cultura organizacional es la forma en que una empresa realiza sus negocios y cómo se relaciona con los clientes, socios y también con sus empleados. La cultura corporativa se refleja en prácticas, políticas y comportamientos a ser adoptados por los empleados.

El mayor desafío de la cultura corporativa de una empresa es sacar ideas del papel y ponerlas en práctica. Es decir, hacer que los comportamientos y valores deseados previstos en los planes de cultura organizacional sean incorporados al día a día de la empresa.

¿Cuáles son los elementos de la cultura corporativa de una empresa?

La cultura corporativa se compone de tres elementos básicos, como veremos a continuación:

  1. Supuestos: Son las creencias y sentimientos que aún están inconscientes, pero presentes en los empleados de la empresa. Las primeras impresiones que tiene un nuevo empleado al llegar a la empresa, por ejemplo.
  1. Valores compartidos: son los valores importantes para la empresa, que definen por qué el equipo realiza sus tareas. Es un nivel con gran influencia en la toma de decisiones y la justificación.
  1. Artefactos: Estos son símbolos, prácticas de gestión, servicios, historias y patrones. Estas son las cosas más concretas que podemos observar en una empresa.

La construcción de una cultura empresarial comienza desde el nivel más consciente (artefactos) hasta el más inconsciente (supuestos). Es decir, las formas de actuar y retratar la organización se van arraigando poco a poco en el entorno laboral.

¿Quieres saber más? Lee: Claves para construir la identidad corporativa de tu empresa.

5 funciones de la cultura corporativa de una empresa

  1. Atraer y retener talentos: una cultura corporativa sólida impacta la imagen de tu empresa como marca empleadora, lo que significa atraer talento potencial, además de reducir el esfuerzo de retención si se contrata efectivamente a los profesionales.
  1. Autonomía del equipo: una cultura corporativa positiva y sólida crea equipos más autónomos. Los gerentes no necesitan repetir exhaustivamente las reglas de la empresa, que se vuelven implícitas y ya incorporadas por los empleados.
  1. Procesos más ágiles: cuando todos incorporan la cultura corporativa, los procesos de la empresa se vuelven más ágiles y naturales, ya que todos saben actuar y hacen su parte. Disminuyen los problemas con las conductas inapropiadas, el esfuerzo y el tiempo para arreglar sus consecuencias.
  1. Mejor ambiente de trabajo: una cultura corporativa saludable y bien estructurada mejora el ambiente de trabajo de muchas maneras. Además de incrementar el compromiso de los empleados, evita problemas de convivencia y gestión, entre otros.

Aprende más sobre manejo de conflictos laborales y buenas prácticas de resolución. 

  1. Satisfacción del cliente: la cultura corporativa de una empresa también es una manera para que los empleados se sientan valorados y puedan ofrecer excelentes servicios a los consumidores, de dónde vendría el retorno en términos de satisfacción e ingresos.

Tipos de cultura corporativa

No existe una forma única de clasificar la cultura corporativa de una empresa. La clasificación más conocida la da el autor y filósofo Charles Handy, quien define cuatro tipos de cultura corporativa:

1. Cultura de poder

Se trata de empresas enfocadas a generar resultados, en las que se anima a los empleados a competir entre sí para alcanzar las metas. En la cultura del poder, las decisiones se centran en el liderazgo.

Las culturas de poder se dan principalmente en empresas pequeñas, donde la figura del propietario es muy fuerte y tiene múltiples roles. A pesar de demostrar una jerarquía clara y bien definida, el tipo limita el crecimiento y desarrollo de los empleados y de la propia empresa. Es un tipo de gestión que delega poco a los empleados.

2. Cultura de las tareas

Las empresas con esta cultura corporativa cuentan con profesionales específicos para cada tarea. Esto contribuye al desempeño más eficaz y eficiente de sus actividades, extrayendo el máximo de su potencial.

En este entorno, hay libertad para expresar ideas y acciones. De esta forma, los empleados se sienten más motivados y están enfocados en resolver problemas. La desventaja del modelo puede ser la dificultad de control y seguimiento.

3. Cultura de la gente

Las empresas que adoptan una cultura centrada en las personas valoran a sus empleados. Con eso, tienen espacio para crecer y desarrollarse dentro y fuera de la empresa. Sus opiniones son escuchadas y respetadas, lo que contribuye al crecimiento de la propia empresa.

Este tipo de cultura tiende a atraer y retener talento, por lo tanto, es fuente de ventaja competitiva. Todo ello es el resultado de una buena propuesta de valor para el colaborador, con respecto a la calidad de vida en el trabajo y las políticas de incentivos, por ejemplo.

4. Cultura de funciones

Esta cultura corporativa se centra en las funciones que desempeñan los miembros de la empresa. Es decir, las estructuras jerárquicas están bien definidas. Esto impide la flexibilidad de las tareas, ya que la persona solo debe realizar lo que se determine.

El modelo también está fuertemente orientado a las reglas. Los profesionales ya tienen claro lo que deben hacer. La desventaja es que no habrá mucho espacio para el cambio o la innovación, lo que afectará el crecimiento de la empresa.

Saber cómo identificar la cultura corporativa de una empresa es fundamental, ya que los valores y las creencias determinan las elecciones. La adecuación al perfil de la empresa será un criterio relevante en las evaluaciones de desempeño, procesos de selección y sistemas de recompensa.

¿Cómo se desarrolla la cultura corporativa de una empresa?

El desarrollo de la cultura corporativa de una empresa comienza con la contratación. Para construir un equipo bien estructurado y adecuado a la cultura de la empresa, es necesario contratar a las personas adecuadas, que cumplan con el perfil cultural de la empresa.

A continuación, la alineación de la información y el uso adecuado de los canales de comunicación interna entre los empleados es esencial para fomentar un comportamiento común para todos. Compartir los pilares que sustentan la cultura organizacional o crear un manual para que los nuevos empleados puedan contextualizarse, como leer y recordar las reglas cuando sea necesario, es muy importante.

Aprende a hacer un manual corporativo en 6 pasos

Además, los objetivos comerciales deben ser claros y estar presentes en la vida diaria de los empleados. Cuando los profesionales comprenden el propósito de las reglas que rigen la cultura de la empresa, tienden a estar más dispuestos a ponerlas en práctica.

Aclara los objetivos de la empresa para tu equipo y explica por qué actuar de acuerdo con la cultura corporativa puede mejorar su desempeño y los resultados para el individuo y la organización en su conjunto.

Una cultura corporativa de alto desempeño alienta a sus empleados a aprender cosas nuevas, brinda una apertura para nuevas ideas y promueve una mayor participación e involucramiento de todos. En consecuencia, se despierta un sentido de pertenencia, autonomía, visión emprendedora, proactividad, compromiso, entre muchas otras habilidades que contribuyen a lograr resultados extraordinarios.

¿Qué canales de comunicación interna existen y cuáles funcionan mejor para garantizar que todo fluya bien en una empresa? Lee: Canales de comunicación interna: ventajas + tips para elegir el mejor.

Cada talento tiene un potencial infinito, basta con obtener las herramientas de gestión adecuadas para maximizar la capacidad de desempeño individual o colectiva.

Ahora que sabes que es la cultura corporativa de una empresa, te mostramos la herramienta que puedes usar para que el flujo de información colabore con la productividad de tus equipos.

Zendesk para el servicio de atención al cliente prepara a tu equipo para el éxito y mantiene tu negocio en perfecta sintonía. Con el fin de ayudar a los agentes, administradores y equipos internos a hacer su labor de la mejor forma posible, Zendesk te ofrece herramientas avanzadas listas para usar, de rápida configuración y fácil manejo.

Con la solución integral de Zendesk obtienes:

  • espacio de trabajo de agente con el contexto completo del cliente;
  • herramientas de colaboración para conectarse con socios internos y externos;
  • desvío e inteligencia empresarial para recopilar datos y enviar solicitudes al agente más preparado para ello;
  • administración del conocimiento para trabajar en colaboración y sintonía.

¡Y además! Con Zendesk Help Center puedes reunir tus conocimientos y ponerlos a disposición de los clientes con la publicación en equipo. A medida que crezca el negocio, mantén al día tu oferta de autoservicio dejando que los agentes actualicen el contenido para que siempre sea útil para ellos y para los clientes.

Solicita hoy una demostración gratis y ve por ti mismo cómo funciona un negocio sincronizado.

Solución de servicio de atención al cliente

Zendesk ofrece una solución integral de servicio de atención al cliente fácil de usar y con capacidad para crecer al ritmo de tu negocio.

Solución de servicio de atención al cliente

Zendesk ofrece una solución integral de servicio de atención al cliente fácil de usar y con capacidad para crecer al ritmo de tu negocio.

Pruébalo gratis