Artículo

Aplicaciones prácticas de inteligencia artificial. ¡El futuro es ahora!

Por Douglas da Silva, Web Content & SEO Associate, LATAM

Publicado 29 julio 2022
Última actualización en 29 julio 2022

Como seguramente sabes, para cada uno de los problemas de tu día existe una solución. Y la Inteligencia Artificial (IA) surge como la solución a los más diversos de esos problemas.

Las aplicaciones prácticas de inteligencia artificial son variadas y actúan en varias áreas y segmentos. En la actualidad su presencia se ha hecho tan cotidiana que no siempre logramos percibir que está entre nosotros.

Por ejemplo, en el caso de los correos spam, la mayoría no va a tu bandeja principal gracias al uso del Machine Learning. Los asistentes virtuales integrados a los dispositivos móviles, “responden” a diversas preguntas que se le realizan. Alexa, Cortana y Siri (entre otros ejemplos de Inteligencia Artificial) son nombres bien familiares para muchas personas. 

En 2020, un informe de Statista mostró que se espera un crecimiento en la facturación del mercado global de software de inteligencia artificial de aproximadamente un 154% en comparación con 2019. Un crecimiento de tal magnitud va a colocar la facturación de este importante mercado por encima de los 22.000 millones de dólares estadounidenses. Impresionante, ¿verdad?

A continuación, descubre qué es y cuáles son las aplicaciones prácticas de la inteligencia artificial.

¿Cómo funciona la inteligencia artificial y cuáles son sus aplicaciones prácticas?

La inteligencia artificial es, en informática, la inteligencia expresada por máquinas, sus procesadores y sus softwares, que serían los análogos al cuerpo, el cerebro y la mente, respectivamente.

Se considera que el origen de la IA se remonta a los intentos del hombre desde la antigüedad por incrementar sus potencialidades físicas e intelectuales, creando artefactos con automatismos y simulando la forma y las habilidades de los seres humanos.

En ciencias de la computación, una máquina “inteligente” es un agente flexible que percibe su entorno y lleva a cabo acciones que maximicen sus posibilidades de éxito en algún objetivo o tarea.

Entre las aplicaciones prácticas de la inteligencia artificial está una nueva forma de resolver problemas dentro de los cuales se incluyen: los sistemas expertos, el manejo y control de robots y los procesadores, que intenta integrar el conocimiento en tales sistemas. En otras palabras, un sistema inteligente capaz de escribir su propio programa.

De igual manera, se puede considerar la IA como la capacidad de las máquinas para usar algoritmos, aprender de los datos y utilizar lo aprendido en la toma de decisiones tal y como lo haría un ser humano. Además, uno de los enfoques principales de la inteligencia artificial es el Machine Learning, de tal forma que los ordenadores o las máquinas tienen la capacidad de aprender sin estar programados para ello.

¿Conoces la diferencia entre Machine Learning y Deep Learning? Descúbrelo aquí. 

¿Para qué sirve la inteligencia artificial?

La inteligencia artificial cobra diversos usos y funciones dependiendo del área que se aplique. Algunos de sus objetivos son:

  1. Razonamiento y resolución de problemas: los primeros investigadores desarrollaron algoritmos que imitan el razonamiento paso a paso que los humanos usan cuando resuelven acertijos o hacen deducciones lógicas. A finales de los años 80 y 90, la investigación de la inteligencia artificial había desarrollado métodos para tratar con información incierta o incompleta, empleando conceptos de probabilidad y economía.
  1. Planificación: otro objetivo de la inteligencia artificial consiste en poder establecer metas y alcanzarlas. Para ello necesitan una forma de visualizar el futuro, una representación del estado del mundo y poder hacer predicciones sobre cómo sus acciones lo cambiarán, con tal de poder tomar decisiones que maximicen la utilidad de las opciones disponibles.
  1. Aprendizaje: el aprendizaje automático o machine learning es un concepto fundamental de la investigación de la inteligencia artificial desde el inicio del campo. Consiste en el estudio de algoritmos informáticos que mejoran automáticamente a través de la experiencia. El aprendizaje no supervisado es la capacidad de encontrar patrones en un flujo de entrada, sin que sea necesario que un humano etiquete las entradas primero. El aprendizaje supervisado incluye clasificación y regresión numérica, lo que requiere que un humano etiquete primero los datos de entrada.
  1. Procesamiento de lenguajes naturales: eso​ permite a las máquinas leer y comprender el lenguaje humano. Un sistema de procesamiento de lenguaje natural suficientemente eficaz permitiría a sistemas de inteligencia artificial interfaces de usuario de lenguaje natural y la adquisición de conocimiento directamente de fuentes escritas por humanos, como los textos de noticias. Algunas aplicaciones sencillas del procesamiento del lenguaje natural incluyen la recuperación de información, la minería de textos, la respuesta a preguntas y la traducción automática.
  1. Percepción: es la capacidad de utilizar la entrada de sensores (como cámaras de espectro visible o infrarrojo, micrófonos, señales inalámbricas y lidar, sonar, radar y sensores táctiles) para deducir aspectos del mundo. Las aplicaciones incluyen reconocimiento de voz, reconocimiento facial y reconocimiento de objetos.
  1. Representación del conocimiento: la representación del conocimiento​ y la ingeniería del conocimiento​ son fundamentales para la investigación clásica de la inteligencia artificial. Algunos sistemas intentan recopilar el conocimiento que poseen los expertos en algún ámbito concreto. Además, otros proyectos tratan de reunir el conocimiento de sentido común conocido por una persona promedio en una base de datos que contiene un amplio conocimiento sobre el mundo.

¿Quieres saber cómo aplicar la inteligencia artificial al servicio de atención al cliente? ¡Descúbrelo aquí!

Aplicaciones de la inteligencia artificial en la vida cotidiana

Las aplicaciones prácticas de la inteligencia artificial son variadas y están presentes en diferentes aspectos de la vida diaria.

Los usos de los diferentes tipos de inteligencia artificial se aplican desde la previsión de riesgos en la venta de seguros o préstamos, hasta  en la atención al cliente, por ejemplo, con el uso de chatbots, asistentes virtuales que mantienen una conversación simulando el lenguaje humano. 

En el ámbito sanitario, se puede utilizar para definir un diagnóstico o tratamiento. La inteligencia artificial también se aplica en coches autónomos o para que las empresas mapeen el perfil de clientes potenciales.

A continuación, te contamos más sobre las aplicaciones de la inteligencia artificial en la vida cotidiana:

Inteligencia artificial en el hogar

Tener espacios donde solo con nuestra presencia se encienda la luz o con la voz indiquemos a un sistema que programe la música que queremos oír y que suba las persianas de las ventanas no es una visión futurista. Hoy en día todo eso es posible a través de diferentes tipos de inteligencia artificial.

Además de ser moderno, aplicar la inteligencia artificial en el hogar tiene otras ventajas. Puede ayudar, por ejemplo, a reducir el consumo de energía por medio de sensores que miden la temperatura o mediante los sistemas de automatización que pueden controlar cortinas para que bajen a una cierta hora y eviten la incidencia solar.

La inteligencia artificial también permite conectar a la luz, al aire acondicionado y a la televisión y monitorear esta actividad de forma remota. Así, el sistema puede establecer una rutina según las preferencias del usuario.

Inteligencia artificial en el derecho

El objetivo de la inteligencia artificial aplicada al derecho es complementar la actividad de abogados, procuradores, juristas y demás profesionales del sector. Por ejemplo, poniendo a disposición de una herramienta toda la documentación y jurisprudencia relativa a un caso para que procese toda esa información y pueda dar una solución jurídica.

Por tanto, cuando pensamos para qué sirve la inteligencia artificial en el derecho no es sustituir a los abogados, sino ofrecer un apoyo en el campo jurídico. Esto es algo fundamental en una época en la que existe una ingente cantidad de información digitalizada imposible de procesar por un ser humano.

El fin último es conseguir una aplicación de la ley más rápida y eficiente, además de dotar a los profesionales del derecho de las herramientas necesarias para liberarse de las tareas más mecánicas para centrarse en labores más especializadas.

Inteligencia artificial en la medicina

Las herramientas de inteligencia artificial pueden identificar relaciones significativas en datos sin procesar y tienen el potencial de aplicarse en casi todos los campos de la medicina, como el desarrollo de fármacos, las decisiones de tratamiento, el cuidado del paciente y las decisiones financieras y operativas.

Con la IA, los profesionales del cuidado de la salud pueden resolver problemas complejos cuyo abordaje sería difícil, ineficaz y tomaría mucho tiempo. La inteligencia artificial en la medicina podría ser un recurso valioso para los profesionales médicos, ya que les permitiría usar mejor su pericia y aportar valor en el ecosistema de la salud.

Otras aplicaciones de IA son:

  • Lingüística computacional;
  • Minería de datos (Data Mining);
  • Robótica;
  • Sistemas de control;
  • Sistemas de apoyo a la decisión;
  • Videojuegos;
  • Prototipos informáticos;
  • Sistemas Operativos;
  • Automoción.

Lee también: Inteligencia artificial para empresas: cómo puede ayudar en la atención al cliente.

Solución de servicio de atención al cliente

Zendesk ofrece una solución integral de servicio de atención al cliente fácil de usar y con capacidad para crecer al ritmo de tu negocio.

Solución de servicio de atención al cliente

Zendesk ofrece una solución integral de servicio de atención al cliente fácil de usar y con capacidad para crecer al ritmo de tu negocio.

Pruébalo gratis