Artículo

¿Qué es SaaS? Guía exclusiva sobre el tema

Por Douglas da Silva, Web Content & SEO Associate, LATAM

Publicado 10 agosto 2021
Última actualización en 10 agosto 2021

¿Qué es SaaS? SaaS es un modelo de servicio que le permite a una empresa comprar un software basado en un sistema de suscripción. No requiere instalación y, para su funcionamiento, solo necesita una conexión a Internet. El acceso se realiza a través del almacenamiento en la nube.

Para entender mejor qué es SaaS, simplemente lea este glosario hasta el final, donde se explicará:

  • ¿Qué significa SaaS?
  • ¿Qué es SaaS?
  • ¿Cómo funciona el software como servicio (SaaS)?
  • ¿Cómo utilizar el software SaaS?
  • ¿Cuáles son los beneficios del SaaS?
  • Ejemplos de SaaS

¿Qué significa SaaS?

SaaS es una sigla que proviene del inglés, para expresión “Software as a Service”. En español también puede conocerse por esta sigla SCUS, de su traducción como “Software Como Servicio” También se le conoce como "Software bajo demanda".

¿Qué es SaaS?

Para una buena definición de SaaS, puede decirse que es un modelo de software que funciona como un alquiler. Por un lado, una empresa pone a disposición esta herramienta como servicio y, por otro, hay una empresa que la utiliza, mediante pagos mensuales, trimestrales o anuales. Es decir, la organización que demanda esta solución no necesita comprarla, lo que también elimina el gasto que implica la compra de licencias del software.

¿Cómo funciona el software como servicio (SaaS)?

Para entender mejor qué es SaaS, vale la pena saber cómo funciona. A grandes rasgos, el software como servicio (Saas) funciona virtualmente, basado en el sistema de cloud computing. Los proveedores de este servicio son responsables de hospedar y mantener tanto los servidores como la base de datos y los códigos que hacen que el SaaS funcione.

El Saas permite que cualquier empleado de una compañía pueda acceder al sistema, siempre que la empresa le otorgue un permiso. Con esto, es suficiente con que tengan acceso a Internet y a un dispositivo para poder entrar con sus nombres de usuario y contraseñas.

¿Cómo utilizar el SaaS?

Para usar este servicio, puedes contratar una empresa SaaS. Hay opciones gratuitas y de pago, pero solo las pagas tienen la ventaja de la personalización.

Una vez que la empresa adquiere el SaaS, los empleados pueden usarlo desde cualquier lugar, ya sea a través de dispositivos móviles, como teléfonos móviles y tablets, o mediante otros tipos de gadgets, como laptops y computadoras.

El uso del SaaS se determina de acuerdo a cuál sea su propósito. Es decir, varía desde el escenario más simple, como el acceso al correo electrónico, hasta situaciones más específicas y complejas, como los sistemas ERP, que permiten una gestión integrada, y softwares de CRM, dedicados a la atención al cliente.

¿Cuáles son los beneficios del SaaS?

Para saber qué es Saas, es muy útil conocer cuáles son sus beneficios, presentados a continuación.

Optimización del presupuesto

Además de que un SaaS no requiere que la empresa contratante pague por su licencia, lo que ya alivia el presupuesto, las tarifas de suscripción son generalmente mucho más asequibles que la compra de un software.

Además, el plan seleccionado promueve la previsibilidad financiera, y también contribuye a organizar la planificación económica a mediano y largo plazo.

Posibilidad de probarlo antes de la compra

Una práctica común que ofrecen las empresas de SaaS es ofrecer un trial, es decir, una prueba gratuita para que las organizaciones contratantes la prueben y evalúen si satisface sus necesidades.

Esta acción alinea expectativas, evita dolores de cabeza y gastos innecesarios, y promueve la confianza entre las dos partes del negocio.

Simplicidad en su implementación

Como todo se desarrolla de forma remota, a través de la nube, el acceso se simplifica enormemente y no requiere ningún tipo de instalación o actualización. Basta que tu empresa cuente con acceso a Internet y computadoras.

Poca burocracia

Si tu empresa quisiera actualizar el SaaS o cancelar el servicio, simplemente debe contactar con la empresa contratada, la cual ofrecerá otro tipo de plan para la actualización o realizará la desactivación de la suscripción de manera sencilla.

Más seguridad

El uso de esta solución descarta muchas intrusiones y ataques maliciosos, ya que las empresas de SaaS son bien conocidas por invertir mucho en tecnología y profesionales capacitados.

Para saber qué empresa contratar y, así, preservar la seguridad de tu rutina empresarial, se recomienda comprobar si cuenta con las normas ISO 27001 e ISO 9001, estándares internacionales de referencia en seguridad y calidad.

Oportunidad de personalización

El software como servicio se puede personalizar de acuerdo a las demandas y la realidad de una empresa. Sin embargo, no todas las empresas de SaaS ofrecen esta ventaja. Por lo tanto, es necesario verificar si el proveedor elegido permite hacer cambios en sus parámetros y ofrece la oportunidad de personalizar funciones.

Ejemplos de SaaS

Algunos ejemplos de SaaS son los servicios de correo electrónico, como Google, las herramientas de productividad, como Slack, las plataformas de streaming, como Amazon Prime Video y Spotify, y los software de CRM.

Recordando que Zendesk permite la integración con diferentes canales de servicio al cliente digitales, ofrece automatización y cuenta con planes de pago basados ​​en ingresos recurrentes, es decir, trae diferentes tipos de suscripciones para adaptarse a diferentes realidades corporativas.

Además, la plataforma Zendesk es abierta, flexible y creada de forma nativa en AWS. Con ella, puedes conectar todas tus fuentes de datos, diseñar experiencias del cliente innovadoras y crear las aplicaciones o automatizaciones que desees.

Ahora que ya sabes qué es SaaS, te invitamos a que conozcas Zendesk, un software de servicio al cliente simple que monitorea, prioriza y resuelve los tickets de soporte al cliente.

Cuenta con una única interfaz de centro de soporte dinámico. De esta forma, facilita el trabajo de los equipos de atención al cliente, que se vuelven más productivos y hábiles al momento de interactuar con los clientes.