Brainstorming: que és y cómo hacer una lluvia de ideas

Por Douglas da Silva, Web Content & SEO Associate, LATAM

Publicado 4 diciembre 2020
Última actualización en 4 diciembre 2020

Existe un dicho que dice que dos cabezas piensan mejor que una. Cuando se trata de encontrar la solución a un problema o buscar ideas para promocionar el lanzamiento de un nuevo producto o servicio, la lluvia de ideas o el brainstorming es una técnica muy eficaz.

¿Te gustaría aprender cómo hacer una lluvia (tormenta) de ideas? Sigue nuestros tips para poner en práctica el brainstorming con tus compañeros de trabajo. Al final, te dejamos una lista de verificación para evaluar el éxito de esta técnica. ¿Empezamos?

¿En qué consiste la técnica lluvia de ideas?

La lluvia de ideas o brainstorming es una técnica que, a través del intercambio espontáneo de ideas, busca soluciones a problemas o procura generar ideas nuevas y creativas. Es posible realizar una sesión de lluvia de ideas solo, para un proyecto personal, por ejemplo; pero idealmente, la tormenta de ideas debe involucrar a más personas.

El grupo puede estar compuesto por hasta diez personas, de preferencia, aquellos profesionales más activos en la empresa, que pueden aportar diferentes perspectivas.

La primera persona a utilizar el término “brainstorming” fue Alex Faickney Osborn, publicista y gran estudioso del pensamiento creativo. Autor de varios libros acerca del desarrollo de la creatividad publicitaria, Alex se hizo conocido en todo el mundo por “How to Think Up”, libro publicado en 1942. Es en esta obra donde Osborn menciona por primera vez el término “brainstorming”, revolucionando el proceso creativo para siempre. 

El brainstorming se ha convertido en una técnica utilizada en prácticamente todas las empresas que trabajan con innovación o que buscan soluciones creativas a diversas cuestiones. De forma relajada e informal, la lluvia de ideas estimula a los miembros del equipo a compartir pensamientos e ideas que, a primera vista, pueden parecer una locura, pero que, cuando se desarrollan juntos, se convierten en productos y soluciones muy originales. 

Lluvia de ideas: cómo organizar

John Adair es uno de los principales expertos en liderazgo y negocios del mundo. En 1979 se convirtió en el primer profesor de estudios de liderazgo en la Universidad de Surrey y escribió más de cuarenta libros. En uno de ellos, “Decision making and problem solving”, Adair presenta orientaciones precisas para organizar una lluvia de ideas eficaz.

Según el autor, las personas que integran el grupo que participará de la lluvia de ideas deben tener distintos niveles de conocimiento sobre el tema para el cual se busca solución. Además del grupo directamente involucrado en el proceso, aconseja invitar personas que no tengan relación con el tema, pero que puedan aportar ideas creativas.

Cabe mencionar que la reunión de lluvia de ideas no tiene que ocurrir en persona. Incluso antes de la pandemia del covid-19, muchas empresas ya llevaban a cabo sesiones virtuales de brainstorming.

Etapas de una sesión de lluvia de ideas

  1. Calentamiento: Antes de presentar la pregunta principal, propone un ejercicio simple al grupo. Por ejemplo: cuántos usos diferentes puede pensar cada uno para un clip (excepto para juntar papel, claro). El warm up sirve para suscitar ideas y provocar risas para romper el hielo.
  2. Presentación del tema a resolver: Resalta la información principal, el histórico y, por fin, resume el problema en una frase. Por ejemplo, “¿De cuántas formas podemos presentar nuestro nuevo producto o servicio al público?
  3. Compartir las ideas: establece un límite de tiempo para que las personas enumeren y compartan sus ideas. Idealmente, la lluvia de ideas no debería durar más de una hora en total, así que limita el tiempo de las ideas a 20 o 30 minutos. 

Importante: antes de iniciar el intercambio de ideas, elige una persona responsable de tomar nota de todo lo que se habla y, después de la reunión, envía las ideas para todo el grupo a través de un documento compartido.

A partir de las ideas presentadas, establece criterios para seleccionar aquellas que sean viables. Fomenta también el intercambio de ideas: la sugerencia de una persona puede ser complementada por otra y juntos darán una idea única.

Adair también sugiere el llamado “intercambio de ideas inverso”. Después de que cada participante haya presentado sus ideas, pregunta al grupo: “¿de cuántas maneras puede fallar esta idea?”. Así, las ideas ganarán más fuerza o incluso surgirán nuevas ideas.

5 mandamientos para una buena lluvia de ideas

  • No juzgarás: dale luz verde a tu imaginación reservando una valoración crítica de ideas para más tarde. Acepta ideas sin juzgarlas.
  • No te preocupes: quita las ataduras de tu mente y sigue el flujo de tus ideas. Cuanto más inusitada sea la idea, mejor: es más fácil moderar que inventar.
  • Lucharás por la cantidad: cuanto mayor sea el número de ostras, mayor será la probabilidad de encontrar perlas dentro de ellas. No limites el número de ideas por persona.
  • Unirás y crecerán juntos: escucha las ideas de los demás y ve si puedes aprovecharlas. Estas ideas iniciales pueden estimular otras que ya estaban en tu mente, ayudándolas a tomar forma.
  • No corregirás: Las ideas no se deben elaborar ni defender, solo declarar y registrar rápidamente.

Checklist: evalúa tu lluvia de ideas

Después de dirigir una sesión de lluvia de ideas, es fundamental evaluar si la reunión fue realmente productiva. Con este fin, pregúntate lo siguiente:

  • ¿Utilizaste tus habilidades analíticas y de información para definir el problema?
  • ¿Ayudaste a las personas a comprender el problema, destacando la información principal y el histórico (resumen)?
  • ¿Aclaraste el objetivo en una frase sucinta: “¿De cuántas formas podemos …?”.
  • ¿Realizaste una breve sesión de calentamiento utilizando un problema u objeto común?
  • ¿Te has fijado una meta? ¿Hiciste un brainstorm de ideas de cuarenta ideas en veinte minutos, por ejemplo?
  • ¿Alguien se responsabilizó de tomar notas y compartir las ideas generadas durante la reunión en un documento colectivo?
  • ¿Hubo tiempo para una reflexión silenciosa?
  • ¿Has tenido cuidado de evitar la negatividad y asegurarte de que no se hicieran críticas?
  • ¿Compartiste ideas y fomentaste un intercambio?
  • ¿Incluiste técnicas de lluvia de ideas inversa? En otras palabras, preguntaste: “¿De cuántas formas puede fallar esta idea?”.

Lluvia de ideas: ventajas principales

Desde el desarrollo de la técnica de lluvia de ideas por Alex Osborn, empresas y profesionales de todo el mundo han adoptado la práctica para encontrar soluciones a los problemas más diversos, así como para desarrollar y mejorar sus productos y servicios. Enumeramos las principales ventajas del brainstorming a continuación:

1. Obtener otras perspectivas sobre un problema

Es común que el grupo de lluvia de ideas contenga profesionales de diferentes áreas de la empresa. Después de todo, a menudo, los “forasteros” aportan nuevas perspectivas y ayudan a otros a ver puntos ocultos a quienes viven con el problema de cerca. Esto crea una atmósfera de colaboración entre personas de diferentes sectores.

2. Construir ideas en conjunto 

La lluvia de ideas es una metodología que permite crear ideas en conjunto. Así, un participante cita algo que estimula el pensamiento de otros, que pueden seguir complementando el flujo hasta llegar a una solución eficaz a la demanda en cuestión, lo que enriquece el proceso.

3. Mejoras en áreas en las que nadie había pensado

Es bastante común que durante una sesión de lluvia de ideas se planteen soluciones para mejorar áreas o productos que ni siquiera estaban en la agenda. Esto se debe a los incentivos para que los participantes piensen “fuera de la caja”. De esta forma, la empresa puede realizar mejoras en productos y procesos que no eran consideradas como necesarias. 

4. Fortalecimiento del trabajo en equipo

Cada integrante de una reunión de lluvia de ideas es importante, porque es a través de la participación de todos que surgen las ideas. Esto genera un fortalecimiento del trabajo en equipo, que beneficiará la relación de los empleados en el día a día y, como consecuencia, contribuirá a una mayor calidad y productividad.

5. Mejoras en la comunicación interna

El hecho de que la lluvia de ideas se lleve a cabo en grupo ayuda a mejorar la comunicación interna de la empresa. Esto se debe al alto nivel de interacción durante la práctica de esta técnica. Los profesionales del equipo tienen la oportunidad de conocerse mejor, el brainstorming los acerca y facilita el diálogo, incluso fuera de las sesiones en conjunto. 

6. Libertad para exponer ideas

Un requisito esencial para una reunión de brainstorming exitosa es no juzgar las ideas. Después de todo, por extraño que sea un pensamiento, puede ser el comienzo de una idea fantástica. Como resultado y gracias al ambiente relajado de este tipo de reunión, incluso los empleados más tímidos y reservados consiguen soltarse. Con más personas que se sienten a gusto, los niveles de creatividad e innovación aumentan considerablemente.

Desventajas de la lluvia de ideas 

¿Y cuáles son las desventajas del brainstorming? Te contamos lo que puede salir mal si no aplicas esta técnica de forma correcta. 

  • Si el propósito de la lluvia de ideas no está claro, puede convertirse en una tormenta de errores, en lugar de una fuente de ideas creativas;
  • El resultado o la solución esperada al problema en cuestión no siempre ocurre;
  • Es un proceso empírico y primario. No existe prueba científica del resultado. Se basa en la experiencia de cada uno de los involucrados en el proceso.

Para Paul Paulus, profesor de psicología de la Universidad de Texas en Arlington y responsable de un estudio sobre alternativas al brainstorming, la técnica de la lluvia de ideas es agotadora y psicológicamente complicada, además de que, en general, no se realiza correctamente.

La investigación desarrollada por Paulus, que fue publicada en la revista académica de la Sociedad de Ergonomía y Factores Humanos y transmitida por Fast Company, va más allá de solo mostrar que la lluvia de ideas no es efectiva. El especialista en psicología y los demás académicos involucrados probaron la efectividad de una técnica alternativa y, según ellos, mucho más efectiva: el brainwriting.

En lugar de compartir ideas en voz alta, los participantes en una sesión de brainwriting las anotan y se las pasan a sus colegas, quienes las leen mientras continúan escribiendo sus pensamientos. Por lo tanto, existe una interacción constructiva, la de compartir y desarrollar ideas, sin las desventajas y los peligros de la lluvia de ideas tradicional.

Para aprovechar esta actividad cerebral que despierta la sesión grupal, es importante que el momento a solas llegue poco después. También se llevaron a cabo experimentos en los que se alternaron períodos individuales y en grupos pequeños. El método de unir los dos resultó ser el más eficaz.

Como hemos visto, la lluvia de ideas puede mejorar en gran manera la comunicación entre los miembros de tu equipo, además de ser una técnica colaborativa para fomentar ambientes con ideas innovadoras. 

Te invitamos a fortalecer aún más esos lazos y facilitar el trabajo con Zendesk Support Suite, la solución que ofrece un conjunto de herramientas para que tu equipo trabaje de manera más fluida y eficaz. 

Support Suite facilita la colaboración entre equipos e involucra a las personas adecuadas en la conversación para responder a las cuestiones del modo más preciso posible.

Solicita una demostración gratuita y descubre lo que Zendesk puede hacer por ti y por tu negocio.

Solución completa para atención al cliente

Support Suite es una solución de servicio moderna que reúne un conjunto de herramientas para mejorar la relación con sus clientes.

Solución completa para atención al cliente

Support Suite es una solución de servicio moderna que reúne un conjunto de herramientas para mejorar la relación con sus clientes.

Pruébalo gratis