Artículo

Definición de cloud computing: GUÍA sobre SaaS, PaaS e IaaS

Por Douglas da Silva, Web Content & SEO Associate, LATAM

Publicado 8 Junio 2021
Última actualización en 8 Junio 2021

El cloud computing es una tecnología reciente, pero llegó para quedarse. Según una nota de Forbes, el 83% de la carga de trabajo de la empresa se almacenará en la nube a finales de 2021. Esto significa que muchas empresas tendrán sus bases de datos, procesos y operaciones ejecutándose de forma remota. 

Con un servidor en la nube, los profesionales pueden realizar sus actividades desde cualquier lugar del mundo, ya sea desde una oficina tradicional o desde una habitación de su hogar.

Y esta transformación digital es especialmente útil mientras luchamos contra la pandemia de COVID-19, una vez que permite a los empleados realizar sus actividades laborales de manera eficiente y segura.

Por lo tanto, si tienes dudas sobre la definición de cloud computing, ¡aquí estamos para sanarlas! En este artículo encontrarás el concepto de computación en la nube, sus tipos y características. ¿Empezamos?

Cloud computing: definición

Cloud computing se refiere al uso de una red de servidores remotos conectados a Internet para almacenar, administrar y procesar datos. En lugar de depender de un servidor físico, instalado en tu oficina o en tu computadora, tienes acceso a una estructura donde el software y el hardware están virtualmente integrados.

¿Cuáles son las características de la computación en la nube?

Ahora que ya conoces la definición de cloud computing, podemos dar un paso más y hablar de las características de la computación en la nube. 

1. Conectividad

Como hemos visto en la definición de cloud computing, este tipo de solución requiere que los dispositivos estén conectados a Internet para funcionar. Gracias a esta flexibilidad, las operaciones se actualizan automáticamente para todos con acceso a la red y tu negocio se ve siempre sincronizado.

Basta pensar en aplicaciones presentes en nuestra vida diaria, como Google Drive. Cuando creas un documento en la nube y lo compartes con un amigo, puedes ver las ediciones en tiempo real, ¿verdad? Esta misma lógica se aplica a todos los demás tipos de productos basados ​​en la computación en la nube.

2. Escalabilidad

Entre las características de la computación en la nube, la más atractiva quizás sea la escalabilidad. Este término significa que la solución contratada es capaz de crecer al ritmo de tu negocio.

Imagina, por ejemplo, que has contratado un software CRM para atender mejor a los clientes de tu empresa. Si el volumen de consultas aumenta 10 veces en los próximos meses, no tienes que preocuparte por nada.

Como el producto no está vinculado a una estructura física, materialmente limitada, es capaz de adaptarse a tus necesidades cambiantes. Es como si fuera elástico, ¿sabes?

3. Seguridad

Cuando tienes un servidor alojado localmente, todos los procesos de mantenimiento y prevención deben ser realizados manualmente por ti.

En el caso de un servidor en la nube para empresas, las actualizaciones se realizan automáticamente. Esto significa que no corres el riesgo de olvidarte de realizar el mantenimiento programado.

Es una capa adicional de comodidad para ti y tus clientes, ya que tu sistema siempre está al tanto de las mejores prácticas de seguridad y privacidad.

4. Agilidad

Por definición, el cloud computing  es una solución ágil. Todos los equipos pueden acceder a una interfaz compartida, sin importar dónde se encuentren físicamente. Esto permite que los empleados sean más productivos y eficientes en el desempeño de sus tareas, además de fomentar un espíritu colaborativo entre diferentes áreas.

5. Disponibilidad

Con conexión a Internet y autorización previa, cualquier usuario puede acceder a lo que necesite desde su dispositivo.

En una solución de cloud computing, el acceso a la información es más fácil, porque el usuario no enfrenta los inconvenientes tradicionales, como tener que ir a la oficina para poder leer un documento alojado en el servidor local.

Estos 5 elementos están presentes en cualquier tipo de solución de cloud computing. Es decir, no importa si estás pensando en contratar un SaaS, un PaaS o un IaaS, estas características formarán parte de tu solución. Continua leyendo para comprender qué significan cada uno de estos acrónimos.

¿Cuáles son los 3 tipos de computación en la nube?

En cuanto a los modelos de servicio, las soluciones de cloud computing se pueden clasificar en tres tipos: Saas, PaaS e IaaS. Veamos qué significa cada una de estas siglas.

1. Software como servicio (SaaS)

En el modelo SaaS o software as a service, el proveedor vende acceso a un software y/o una base de datos, a la que el cliente puede acceder desde una aplicación específica o navegador web.

Gmail, Slack y las soluciones de CRM que diseña Zendesk son ejemplos de SaaS.

Como habrás notado por tu propia experiencia, el cliente no tiene que preocuparse por administrar nada relacionado con la estructura de la plataforma. ¡Simplemente usa el producto y haz tu vida más fácil!

2. Plataforma como servicio (PaaS)

También conocida como platform as a service en inglés, la plataforma como servicio de cloud computing en el que el cliente compra acceso virtual a los servidores y la infraestructura que necesita para diseñar e implementar aplicaciones.

Destinado a los desarrolladores de software, este tipo de solución a menudo ofrece elementos básicos y sistemas preconfigurados desde los cuales un profesional puede codificar en varios lenguajes para lograr su objetivo específico. Google App Engine y Microsoft Azure son ejemplos de PaaS.

Aunque puedes utilizar lenguajes de programación, bibliotecas, servicios y herramientas proporcionados por el proveedor, todavía necesitas hacer el trabajo árduo de administrar los datos y aplicaciones.

3. Infraestructura como servicio (IaaS)

Por fin, tenemos la infraestructura como servicio, que es una solución de cloud computing dirigida a arquitectos de redes y administradores de TI.

Los proveedores de IaaS venden acceso a recursos virtualizados, incluidos servidores, redes y almacenamiento. Puedes adquirir estos recursos informáticos para tu empresa según sea necesario, lo que resulta más rentable que comprar hardware directamente.

El ejemplo más conocido es Amazon Web Services (AWS).

Mantén tus equipos sincronizados con Zendesk

Zendesk ofrece una solución integral de servicio al cliente fácil de usar y con capacidad para crecer al ritmo de tu negocio. Con este software CRM basado en la nube, puedes ir más allá de la definición de cloud computing y:

  • Ofrecer soporte de la manera más cómoda para tus clientes, ya sea vía mensajería, chat en vivo, redes sociales, correo electrónico o teléfono;
  • Personalizar las interacciones a gran escala con la ayuda de la inteligencia artificial;
  • Administrar y responder consultas desde un único lugar;
  • Aumentar la eficiencia de los agentes y mantener los equipos sincronizados con herramientas de colaboración;
  • Capacitar a los clientes para resolver los problemas a su propio ritmo con un centro de ayuda o foro de la comunidad.

Y mucho más. ¡Empieza tu prueba gratuita y brinda un mejor servicio a tus clientes!

Solución de servicio de atención al cliente

Zendesk ofrece una solución integral de servicio de atención al cliente fácil de usar y con capacidad para crecer al ritmo de tu negocio.