Artículo

Siete beneficios de tener equipos de trabajo diversos

Por Alair Freitas, Head de Adquisición de Talento para LATAM

Publicado 20 julio 2021
Última actualización en 20 julio 2021

Por cuestiones de “simplicidad”, solemos hablar de equipos de trabajo como si se tratara de unas cuantas personas identificables con características más o menos similares, sin embargo, la realidad nos muestra que lo que les caracteriza es la diversidad de creencias, valores, proyectos y momentos de vida, así como de motivaciones individuales para desempeñarse en sus labores diarias.

A mayor diversidad, sea por edad, género, raza, cultura, orientación sexual, idioma, entre otras, las estrategias de atracción y retención de talento de una compañía enfrentan el reto de ofrecer experiencias adecuadas según los diferentes contextos de sus colaboradores.

Entonces, ¿cómo gestionar la pluralidad de expectativas y ser un gran lugar de trabajo para múltiples perfiles de colaboradores? La respuesta es conformar equipos de soporte con una perspectiva de diversidad cultural, sexual, de género, entre otras.

Si bien el tema de la diversidad en las empresas no es algo nuevo, ha cobrado relevancia debido al avance de políticas inclusivas y a una mayor conciencia sobre las ventajas de colaborar en un mundo globalizado y multicultural.

Y sus beneficios están a la vista, según el Informe de Tendencias de la Experiencia del Cliente en 2021 de Zendesk, 72% de consumidores en América Latina está dispuesto a comprar productos o adquirir servicios de empresas que priorizan la diversidad, la igualdad y la inclusión de las necesidades de las comunidades donde se desarrollan.

Asimismo, según la consultora Gartner, “para el año 2022, el 75% de las organizaciones con equipos de toma de decisiones de primera línea que tienen miembros diversos y adopten estrategias inclusivas superarán los objetivos financieros el 75%”. [1]

Ahora sí, te compartimos siete beneficios de tener una estrategia de recursos humanos basada en la diversidad del capital humano:

    1. Mayor creatividad en la toma de decisiones al tener diferentes puntos de vista sobre un mismo tema, aumenta las posibilidades de encontrar mejores soluciones a múltiples retos.
    2. Desarrollo de habilidades de negociación. Al ser un grupo de trabajo diverso las divergencias surgirán, por lo que dialogar para encontrar soluciones se vuelve fundamental, destreza que luego podrán utilizar con otras áreas o públicos externos bajo una perspectiva de llegar a acuerdos que beneficien a todos.
    3. Mejor gestión de desacuerdos ya que trabajan bajo el criterio de “estar de acuerdo que no siempre se puede estar de acuerdo”, llevándolos a buscar alternativas basadas en relaciones ganar-ganar.
    4. Crean sentido de pertenencia de los equipos de trabajo al ser respetados y reconocidos en sus diferencias, aspecto que se traduce en una mayor tolerancia y entendimiento al momento de interactuar con los clientes.
    5. Reducción de la rotación de personal al crear un buen ambiente de trabajo que fomenta el respeto a la diversidad, la libre expresión de ideas y la resolución propositiva de conflictos.
    6. Mejores soluciones tanto en número como en enfoques que puedan funcionar para el mayor número de personas o áreas. A mayor pluralidad de experiencias y formas de concebir un reto, se tiene una mayor sensibilidad de las necesidades de diferentes perfiles de personas, incluidos los clientes de la empresa.
    7. Contribuye a una buena reputación de marca ya que muchas personas buscan trabajar en empresas que fomenten la inclusión y diversidad, además de generar un reconocimiento positivo por parte de clientes y socios de negocio que comparten valores similares.

Para hacer realidad los aspectos arriba mencionados es necesario que al interior de la organización existan líderes que genuinamente crean en la diversidad como un valor y una práctica que no solo beneficia al negocio, sino también a crear una sociedad más tolerante e inclusiva.

Asimismo, estos líderes necesitan conocer conceptos y metodologías para conformar equipos de trabajo diversos y lo que implica su gestión diaria, ser embajadores de la diversidad para que este principio y su práctica permee en su organización, y de cara a otros colaboradores, requieren fomentar el desarrollo de habilidades blandas como comunicación asertiva, escucha activa, gestión de conflictos, negociación, entre otros.

Estos y otros aspectos más traerán beneficios tanto a tu empresa y a otros públicos externos como tus clientes, quienes podrán confiar que tu marca escucha y comprende a sus colaboradores e implementa acciones para hacer de la diversidad no solo un discurso sino una realidad que los concibe no como un número más, sino como personas reales que esperan de nosotros un trato respetuoso y contextualizado de su situación particular.

Fuentes:
1. https://www.gartner.com/smarterwithgartner/diversity-and-inclusion-build-high-performance-teams/